La producción del CD

La primera vez que fui consciente de Hildegarda de Bingen fue a finales de 1999.
simplemente porque mi tren se paro en Bingen. Inmediatamente esto me hizo pensar en Santa Hildegarda.
Nunca me acordé de Quién me hablo de ella por primera vez.
Pero en aquel momento , en el tren, inmeadiatamente ardí de deseo de visitar los lugares
que habían sido importantes para ella, que dejaron su huelly
¿Quién era ella?
¿Porqué sigue siendo adorada hoy en día?
¿Cómo consiguió, siendo una simple abadesa, construir su propio monasterio para ella?
y el resto de su congregación y trasladarse allí
-en contra de la voluntad del Padre Superior?
-No para ser molestada sino para no dejarse intimidar y  hacerse respetar.
Para vivir simultáneamente su gentileza y amor en sus letras y canciones.
Obtuvo humildad.
Visité el monasterio de Eibingen por primera vez hace unos años.
En aquellos día ya había sido conmovida profundamente por el cántico de las monjas.
La música de Hildegard me recuerda de donde venimos.
La necesidad y el anhelo de cantar su Música creció en mi interior a lo largo de los años,
así que volví otra vez al monasterio, para aprender la base de su música
y seguí estudiando sus canciones durante hace dos años y medio.
sí es como he llegado a la producción de mi primer CD: “O Aeterne Deus”.