ZENIT: ¿Qué le animó , tras los musicales y las melodías más bien ligeras, a cantar de repente ahora en latín?
 
MARISA: No es tan de repente. L a llama inicial fue sin duda el  „Veni Creator Spiritus“, que canté hace cuatro años  en el  CD  “Artistas con Cristo”  de Inge Brück.
Desde hace casi dos años trabajo intensamente las canciones de Hildegard von Bingen. La idea de ocuparme de su música es incluso de hace casi diez años, cuando comencé a interesarme más por ella.
Simplemente me interesan más las canciones espirituales. Tengo la necesidad de cantarlas. Lo que no me impide  reinterpretar canciones de la llamada música de entretenimiento. La canción de Barbara Streisands  „Papa“ de „Yentl“ es indudablemente una canción espiritual. La canción de Pocahontas`  „ Dónde me lleva mi camino“ para mi es una invitación a concentrarse en la voz interior frente a un mundo  chirriante y ruidoso. ¿Y la de Lilli  „ Siento como tú“ es simple y sencillamente una canción de amor? O quizá el recuerdo de que todos los seres humanos  tienen  deseos y miedos similares y preocupaciones y necesidades semejantes. Y que por ello debemos tratarnos mutuamente con cuidado.  El punto de vista es lo decisivo para la interpretación de los textos modernos.
El latín, como todas las lenguas muy antiguas, tiene su propia vibración ancestral. Y ya solo por eso, algo se mueve profundamente en nosotros. Resuena de nuevo algo en nosotros, aun cuando no hayamos estudiado latín en la escuela.
Las canciones de Hildegard von Bingen no se podrían cantar sin más en alemán. Para facilitar su comprensión  se pueden leer al mismo tiempo los textos, por eso están editados también en el booklet. Pero luego creo que uno se tendría que entregar totalmente al texto en latín y a la música.


...


ZENIT: ¿Cómo conoció a Hildegard von Bingen, qué le dice?
 
MARISA: No recuerdo exactamente quien me habló por primera vez en mi vida de Hildegard von Bingen. Concientemente entré por primera vez en contacto con Santa Hildegard a finales de 1999, simplemente porque mi tren paró casualmente en Bingen e inmediatamente me acordé de Hildegard de Bingen. Entonces en el tren ya ardí en deseos de visitar los lugares donde vivió.
¿Quién fue? ¿Por qué aun hoy es venerada? ¿Cómo consiguió como abadesa construir y habitar con sus monjas un monasterio propio en contra de la voluntad de sus superiores? No atemorizarse y al contrario imponerse para vivir al mismo tiempo esa ternura y amor en sus textos y canciones es una conseguida entrega!
Estaba poseída por algo superior y tras grandes luchas interiores, confió en ello. Creo que eso le proporcionó esa increíble fuerza que yo veo en ella y el valor de avanzar ampliando fronteras.
Vivimos en un mundo tan loco que rememorar otros valores se ha convertido en necesario para sobrevivir. También el entraren conexión con el silencio interior, que tanto le dice a uno, es para mi una parte de mi vida de la que no quisiera prescindir.
 

...

ZENIT: ¿Qué es ese “otro mundo” en el que nos quiere introducir con su música?
 
MARISA: No es mi música , es la música de Hildegard von Bingen y a mi se me permite el cantarla. Esta música desata en mi alegría y paz , lejos de las prisas de este mundo. Es como una meditación , como una oración. Sumergirse media hora en esa meditación, ¿no es eso otro mundo? 
 

...


ZENIT: Con su nuevo CD quiere usted dar testimonio de su fe o eso surgió por casualidad del material que usted quiso musicar?
 
MARISA: El gran bailarín Nijinsky dijo una vez: „ Cuando me vean bailar comprenderán  quien soy” Un testimonio de fe según mi opinión no hay que proclamarlo a voces o planificarlo. Todo el mundo es testimonio de los que vive. Y eso es vital y perceptible en lo externo. A veces a mayor volumen a veces a menos. 

...


ZENIT: ¿Como músico tiene usted un objetivo vital?
 
MARISA: A mi me interesa reunir a las gentes en respeto y amor. La música por ejemplo es para eso algo extraordinario, es un lenguaje directo entre las personas  que no conoce barreras. Se siente, no solo por quien la oye , sino también por el cantante y con ello entramos de lleno en el diálogo.
Un artista debería crear algo hermoso , algo que alimente a los seres humanos  y los ponga de nuevo en contacto con ellos mismos. Ya sea en forma de pensamiento, de una pieza, de un cuadro o de una canción. Cuando me siento tocada en mis ser eso me transforma. Cuando consigo tacar el  alma de una persona con algo bello, ya he conseguido mucho.
 
 
Preguntas: Dominik Hartig